2 Comments

  1. Silvia

    Hola, voy a traer a casa un cachorro de pomerania y me preocupa que los primeros dias llore mucho. Vivo en un piso y nose si molestara a los vecinos. Lloran muy fuerte? Y que hago para que deje de llorar? Porque en muchos sitios he leido que no hay que acudir a ellos cuando lloren porque sino lo asocian a que llorar significa que acudimos a ellos. Pero en otros sitios ponen que hay que calmarles. Y yo no puedo quedarme con el a dormir porque su habitacion no tiene sillon. Que puedo hacer? Gracias

    • MonArbesu

      Hola Silvia,

      No te preocupes demasiado y te adelantes acontecimientos. También ocurre que a veces no lloran nada. No obstante lo que yo haría al llegar a casa sería dejarle oler e investigar a su ritmo las estancias. Si tienes una casa muy grande no te hace falta que la conozca toda de una vez, pero si al menos las estancias donde estéis más frecuentemente: salón, cocina y habitación. No le indiques nada con la palabra, tan solo déjale que lo haga a su ritmo.

      Lo recomendable para los primeros días es que le hagáis mucha compañía, aunque tampoco hace falta una interacción muy alta o llevarle a altos grados de excitación con juegos o caricias excesivas.

      Lo que yo recomendaría personalmente es que el perro NO durmiera solo los primeros días. Pon su cama en tu habitación y que se sienta acompañado y protegido. Ponte en su lugar por un instante (la empatía que tanto nos gusta a ciertos educadores) y aplica lo que a ti te gustaría recibir si estuvieras en su lugar. Intenta meterte en su mente: tu cachorro tendrá 8/10 semanas. En tan corto espacio de tiempo ha nacido, ha empezado a desarrollar los sentidos (vista, oído, olfato) y empieza a conocer el mundo. Quieras o no esto puede ser de por sí muy abrumador. Cuando le está cogiendo el tranquillo a vivir, llegan unos desconocidos y lo separan de lo que más quiere en la vida, que son su madre y hermanos. Al llegar a su nuevo hogar en muchas ocasiones duermen solos y encerrados. Si lloran no se les hace caso. El cachorro aprende que haga lo que haga no hay consuelo. Y recordemos, no es más que un “bebé”. Yo, si estuviera en el lugar del cachorro preferiría dormir arropado por el calor y el amor de mi nueva familia. Tu sola presencia ya le puede ser suficiente. No hace falta cada vez que llore, si es que llora, ir a ver qué pasa.
      Si en el futuro no deseas que el perro duerma en tu habitación, cuando tenga unas semanas o meses más de vida, ya esté a gusto en tu casa y sepa que tú eres lo mejor que le ha podido pasar en su vida, puedes empezar en progresión a alejar su cama de la tuya. Unos metros cada día. O simplemente aprovecha la inercia natural del día a día, es decir, lleva su cama al salón por las noches después de cenar y cuando os vayáis a ir a la cama, si él está durmiendo déjalo allí y no digas nada. Con naturalidad, a ver qué pasa.

      No confundas compañía con sobre protección. Enséñale también a ser independiente para prevenir problemas futuros como la ansiedad por separación.

      Un saludo
      Arbesú Educadores Caninos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Completa la siguiente operación : Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.