Hotel y guardería canina

"La madriguera de Lúa"

La madriguera de lua es un hotel y guardería canina situada en San Claudio, en el concejo de Oviedo y asentada en una finca de unos 12000 metros cuadrados de extensión. Nos alejamos del concepto de jaulas y buscamos algo más cercano al sitio del que proceden: un hogar y estar en familia.

Disponemos de tres estancias

para la comodidad de los perretes

Sala principal

Para perros medianos y grandes. Es una sala de 70m². Los perros descansan sobre camas de espuma de alta densidad que las hace muy confortables. Además estas se encuentran sobre una estructura de madera que las aleja del suelo.

Para minis

Para la comodidad de los perros pequeños y minis. Es una sala de 16m². Sus camas son tipo donuts: muy amorosas y cómodas.

Sala individual

Sala privada de 6m² para un único perro en caso de necesidades especiales o para aislamiento ante posibles enfermedades. El tipo de cama dependerá de las necesidades del perro.

Consultas y reservas

Filosofía de trabajo

La guardería canina cuenta con amplios praos para el día a día de los perros. Nuestra atención y compañía es constante, siendo esta una de las bases de su bienestar en vuestra ausencia.

La alimentación que proporcionamos a nuestros inquilinos es de alta gama y está incluida en el alojamiento. El pienso es hipoalergénico, lo que lo hace apto para perros con alergia alimentaria. Además cuenta con un 60% de salmón.

Y no nos hemos querido olvidar de la dieta natural (Barf). Si eres barfero tus necesidades también estarán cubiertas en la estancia de tu amigo con los menús de la marca Nutricione.

Nos hemos enfocado en que todo sea del agrado de vuestros perretes. Esperamos que la estancia aquí sea lo mejor posible para ellos. Nosotros lo ponemos todo de nuestra parte para que así sea. ¡Os esperamos!

¿Cómo surgió la idea del hotel canino?

Al poco tiempo de comenzar mi trabajo como educador canino, comencé también a desarrollar los cuidados y guarderías de perros de clientes y amigos mientras ellos trabajan, viajaban o se tomaban unos días. La experiencia fue fantástica y me fui dando cuenta de lo bien que resultaba a casi todos los perros que durante la ausencia de su familia humana, pudieran estar en un lugar igualmente familiar, con compañía humana y canina y con unas rutinas y estructura diaria muy enfocada a ellos. La mayoría de los perros se mostraban felices, tranquilos y pasaban la ausencia de sus seres queridos de la mejor forma que podía ofrecerles. Fue al poco tiempo cuando pensé que podría ser buena idea poder trasladar toda esta experiencia y los buenos resultados obtenidos a un ámbito más profesional.

Mi idea desde el inicio fue intentar reproducir todo lo que funcionaba hasta ahora durante todos estos años. Al fin y al cabo, la mayoría de los perros vienen del calor de un hogar, pasan tiempo acompañados, tienen paseos regulares, se relacionan socialmente y se relajan y descansan cuando necesitan. Es por eso que nuestras estancias intentan imitar lo más posible al lugar de donde vienen: un hogar. Nuestras habitaciones intentan ser algo parecido a un salón de cualquier casa. Mantenemos un trato familiar y respetuoso con cada perro. Ofrecemos mucha compañía y cariño. Además, disponen de la libertad que les otorga los amplios patios para sus paseos, juegos, investigación o descanso.