Paseo Micky

Nuestras vidas se han vuelto alteradas radicalmente debido al problema del coronavirus. Todos, madres, niños, abuelos o perros tenemos que hacer un esfuerzo y aguantar con paciencia lo que nos viene encima. Lo que nos queda es la esperanza de que haya suerte y todo pase lo mejor y más rápido posible.

Cambios en los paseos

Es evidente que han sufrido un importante cambio. Al menos los perros de ciudad. Lo habíamos comentado hace poco como parte del análisis global sobre los cambios en la vida de nuestros perros. En concreto notamos estas alteraciones respecto a antes:

  1. Tiempos más limitados de paseo: Nos recomiendan que el tiempo sea el preciso.
  2. Zonas limitadas próximas: También recomiendan moverse en entornos cercanos.
  3. Siempre atados: Aconsejado para evitar posibles problemas y acercamientos.
  4. Nada de relaciones sociales: Por lo mismo que antes.

Propuestas para paseos en tiempo de coronavirus

Pues bien, de todos los cambios anteriormente descritos para los perros de ciudad, podemos extraer que, no solo hay una merma en muchas de sus necesidades esenciales sino que resulta para todos bastante complejo poder cubrir dichas necesidades correctamente.

Es por esto que quizás alguno se vea en la necesidad de recibir alguna ayuda o consejo. Lo que os cuento hoy, son algunas ideas simples que no solo practico ahora, algunas ya las practicaba antes.

Como siempre, decir que todo esto depende mucho del perro, de sus gustos y de sus características, pudiendo incluso haber perros a los que no haga falta añadir nada.

Y por último señalar que no son ideas para poner en práctica todas a la vez en un solo paseo. Algunas sí se podrán dar juntas en el mismo paseo, pero ante todo buscad la lógica y naturalidad en general. Muchas veces menos es mas.

Los perros con miedos importantes quizás no vean bien algunas de estas ideas. No pasa nada, aplicad lo que le pueda venir bien a cada uno.

RECOMENDACIÓN: ¡¡Relájate en el paseo!!. Que no haya presión sobre todo lo que uno piensa que debe hacer o no hacer estos días. Si eres capaz de salir, relajarte y disfrutar y tu perro lo hace igualmente ¡olvidaros de más historias!.

A. Recomendaciones básicas para los paseos

Todo sigue partiendo de la misma base ya comentada en algunas entradas anteriores:

  1. Usar el mejor material posible para los paseo.
  2. Tener claro cuales serían las principales claves para conseguir un paseo de calidad.

B. Aumentar sensación de libertad

Teniendo claras las bases, para el problema que nos ocupa creo que una de las cosas que puede venir siempre es intentar aumentar la sensación de libertad de nuestros perros durante el paseo.

Algunas ideas para aumentar la sensación de libertad:

  • Delega decisiones y la toma de direcciones: Dejar que tenga algo más de protagonismo en el paseo y que pueda elegir mucho más las direcciones a tomar. Se consigue estando en un segundo plano, algo por detrás. Observa a ver que iniciativas toma. Espera a dos o tres pasos si se para. No inicies ningún movimiento hasta que él lo haga. Observa si retoma la iniciativa sin mas o le cuesta o si te mira. Es curioso cuando pongo en práctica este “juego” a algunos perros les cuesta moverse si no ven que tú lo haces. Son perros excesivamente acostumbrados a que tomen decisiones de este tipo por ellos y les cuesta mucho al principio.
  • Libertad olfativa: Déjale oler todo aquello por lo que muestre interés (si es posible) y durante el tiempo que necesite. No tengas prisa.
  • Otorga más libertad de movimientos: Usa una correa de 4 o 5 metros no extensible
  • Más confianza en si mismo:
    • Intenta no corregir verbalmente.
    • Mantén el silencio mientras investiga y toma sus decisiones para que no se vea influenciado.

C. Compensar la caída de tiempos, estímulos y de contacto social

Lo primero que me gustaría destacar es que tenemos que partir de la base estos días de que TODO ES PASEO: Desde que salimos por el umbral de la puerta hasta que regresamos. No hay zona desaprovechable. Lo denominaba el otro día Zintzoa Educación Canina como que “no existen zonas de tránsito“.

Al respecto, os cuento dos casos que me han pasado recientemente:

  • Uno de los amigos con los que tengo que pasear estos días mostró curiosidad por un portal abierto por donde había visto yo a lo lejos que salían dos perros. Al llegar a ese punto se giró y quiso entrar a cotillear. Como no vi nadie dentro, le acompañé un rato en su investigación.
  • Con otro de mis amigos de paseo, pasamos a veces por una zona donde hay una calle cortada y un portal. No hay nada mas. Nunca había caído en entrar en ese espacio e investigar, quizás porque la entrada al comercio a veces tiene algo de movimiento. Pero el otro día al pasar, el perro mostró interés, mientras que yo iba despistado en otra dirección. Él me miró y pareció decirme: “nos estamos dejando este espacio”. “Tiene usted toda la razón, tocayo mío. Vamos a ello”. Una foto de ese momento:
Explorando calle olvidada
Calle cortada, nunca antes explorada

C.1 Proporciónale nuevas sensaciones, olores y zonas nuevas:

Podemos intentar aumentar la estimulación olfativa e informativa si añadimos entornos novedosos. Os propongo 4 ideas básicas:

  1. Varía zonas e itinerarios. Por ejemplo 3 itinerarios distintos para cada uno de los 3 paseos diarios. Cada itinerario puede tener sus propios objetivos dependiendo de las necesidades de nuestro perro.
  2. Valora zonas y calles que antes no eran adecuadas: muchas de esas calles ahora pueden resultar interesantes. Por ejemplo, cerca de mi casa hay una calle altamente comercial con muchas tiendas y unas aceras muy estrechas. Siempre la evitaba. Ir con 3 perros con 3 correas, aceras estrechas y tanta gente no era muy cómodo. Pero ahora es una zona perfectamente adecuada dadas las circunstancias que les llama poderosamente la atención.
    Este punto es una de las que a mí personalmente más me está gustando poder aplicar:Zonas nuevas
  3. Zonas olvidadas… ¡no las olvides!: Piensa también en esas zonas o calles cercanas a tu entorno olvidadas y que nunca habíais transitado anteriormente. ¡Le pueden resultar interesantes!
  4. Cruza de acera: Si vas por una calle en un sentido y has de volver a casa por esa misma zona, utiliza la acera de enfrente y así añadirás una variación y estímulos nuevos al regreso.

C.2 Estimulación olfativa

  1. Estimulación urbanística: con los 4 puntos anteriormente comentados, es de esperar que haya una estimulación olfativa interesante al descubrir nuevas calles, que a su vez contendrán nuevos olores e información.
  2. Cubos de basura: No se como será en vuestra ciudad, pero en Oviedo no hay contenedores durante el día y aparecen los cubos por la noche. Los cubos son como el Disneyland de la noche para ellos. Puedes establecer incluso una ruta de cubos y en cada punto se pararán unos minutos a investigar.
  3. Investiga las terrazas de los bares. Mis perras sienten pasión por las terrazas. Seguramente sea por buscar comida entre las mesas. Antes no lo podían hacer, lógicamente, pues molestaba a los clientes. Y ahora las terrazas están recogidas y los bares cerrados, pero por algún motivo me he dado cuenta de que siguen siendo zonas que les apasionan y causan mucha curiosidad. Si tenéis un bar cerca, puede ser una zona interesante para tu perro.
  4. Busca explosivos/drogas“: No sabía cómo denominarlo… Lo que quiero decir es que te plantees algunas zonas por las que antes pasábamos de forma mas directa pero que ahora puedas disponer del espacio analizando minuciosamente cada detalle. Os dejo una foto para que me entendáis:
    Ejemplo itinerarios
  5. Portal: Puedes usar tu portal como parte del paseo si nunca han estado en alguna zona del edificio, siempre que sea seguro para ti, el perro y los vecinos. En realidad la normativa dice que no se pueden usar las zonas comunes de los edificios para estirar las piernas, jugar, o pasear, pero bueno… dentro de vuestras posibilidades.
  6. Estimulación con comida: Comentaba el otro día Pelutopía la idea de usar algo de comida para ir tirando a nuestra espalda de la que vamos de paseo y sin que lo vea el perro (siempre que sea seguro y no te vas a meter en un lío) para que de regreso por el mismo sitio lo encuentre. Y si no lo encuentra ya lo hará otro día.
  7. Estimulación con con aceites: Puedes hacer algo similar pero en lugar de con comida con algún aceite esencial. Sin que lo vea. Será complejo manejarse bien, pero si lo consigues, a la vuelta puedes observar si le llama la atención. Podemos elegir varios aceites para utilizar en días distintos y así observar si muestra interés por alguno más que por otros.

C.3 Estimulación social

Actualmente nuestros perros no tienen ningún tipo de relaciones sociales. Parece que esto es algo que no podemos cambiar de ninguna forma, así que poco hay que hacer…

  1. Whatsapp caninos“: Los marcajes de orina de otros perros son mensajes que se dejan unos a otros. Si la dichosa botellita con lejía nos lo permite, el poder recibir esa información es una forma de seguir manteniendo algo de contacto.
  2. Algo mas de lío“: Si el perro no tiene problema en ello, puedes buscar “zonas más transitadas” dentro de la soledad de estos días.
    Os cuento algo personal: mis paseos antes del coronavirus se parecían en un 70% a lo que ahora está haciendo la gente en las ciudades: buscar zonas tranquilas y poco transitadas. En el otro 30% me “obligaba” un poco en buscar contactos, bien sea gente o bien algún perro al que saludar, pues si tus perros no tienen problema suele venir muy bien. Es decir que,

    antes buscaba más zonas para perderme mientras que ahora voy perdido en busca de que pase algo (aunque sea de lejos)

    Cualquier cosa vale, un perro que vemos dentro de la distancia de seguridad, un barrendero trabajando, un coche que pasa, un conocido que nos saluda, etc..

  3. Amigos: Poder cruzarse con algún perrete aunque sea manteniendo la distancia de seguridad es mejor que nada.
  4. Seguir rastros de perros: También a veces puedes seguir rastros de perros. Es muy curioso. No sé si lo habéis practicado alguna vez: Nosotros los humanos somos muy visuales y nuestros perros ven más con su nariz. A veces vemos un perro muy lejos y ellos no se percatan. Cuando llegamos al punto donde lo vimos, ellos lo empiezan a ver con su nariz. Se inicia en ese momento “la búsqueda del objetivo” y puede proporcionar un rato donde se mezcla algo de nariz, algo de excitación y algo de esfuerzo mental para intentar comprender el rastro y direcciones.

Concluyendo: Podéis tomar algunas de estas ideas para añadirlas a vuestro cajón de recursos y posibilidades. Repito que no están contempladas para aplicar todas a la vez, todo lo contrario. Tomad alguna que os guste y observad si os viene bien.

También contemplad la posibilidad de no hacer nada, tan solo salir y distraeros un rato. Si vosotros lo hacéis seguro que vuestros perros también lo harán.

Realiza los paseos con mucha calma, despacio, sin prisa en el ritmo. Quizás sea lo mas importante.

¡Fuerza y ánimo!

Ramón Arbesú
Mi nombre es Ramón y soy la persona responsable del proyecto Arbesú Educadores Caninos. Soy educador canino y trabajo a domicilio en Asturias. Cuento con el Certificado de Capacitación del Principado de Asturias tanto de Cuidador, como de Adiestrador Canino.